El Maragato es el vigía secular de la vida de Boñar. Su compañero el Negrillón le dejó hace tiempo, Encaramado en lo alto de la torre, está abierto a los cuatro puntos cardinales, asi que no se le escapa nada de lo que pasa en Boñar. Este blog quiere ser memoria de lo que fue y es. En él están recogidas tradiciones, personas, historia.... Bucea en él para conocer mejor a Boñar.

martes, 12 de julio de 2016

EL CAMINO OLVIDADO

Después de un largo paréntesis, motivado por trabajos varios, retomo temas relacionados con Boñar.  Uno de ellos , y que siempre me ha interesado, es el del CAMINO DE SANTIAGO, hoy muy revalorizado y que está provocando el que surjan "caminos", veredas y rutas con esta denominación. (Leía, no hace mucho, que en Cantabria querían desviar el camino de la costa a la cueva del Soplao, que no tiene nada que ver con él, me imagino que por razones, como casi siempre, crematísticas)
El "CAMINO DE LA MONTAÑA", que sigue toda la ruta del ferrocarril de La Robla, hoy se prefiere llamarlo EL CAMINO OLVIDADO, así lo han decidido alcaldes y responsables de Turismo.

 
Boñar tiene bien documentado este paso del CAMINO OLVIDADO. Así aparece tanto en documentos parroquiales y otros vestigios, como en estudios varios que se han hecho de todo el camino. Añado aquí algún artículo que he leído últimamente.
 

 
tomado de
 viejo camino de Santiago.com
 
EL CAMINO DE LA MONTAÑA

Desde el descubrimiento de la supuesta tumba del Apóstol Santiago en Compostela, en el siglo IX, el Camino de Santiago se convirtió en la más importante ruta de peregrinación de la Europa medieval. El incesante tránsito de peregrinos deseosos de visitar la tumba del Apóstol promovió la aparición y desarrollo de un rico patrimonio artístico-monumental, social y popular e incluso económico. Hay innumerables muestras que dan testimonio de ello. Seguramente la ruta más importante hasta el S. XII fue este Viejo Camino que conocemos como el Camino de la Montaña: Bilbao, Valle de Mena,, Espinosa de los Monteros, Aguilar de Campoo, Cervera de Pisuerga, Guardo, Puente Almuhey, Cistierna, Boñar, La Robla, Igüeña,tc. hasta Villafranca del Bierzo (León). A partir de la publicación del Código Calixtino que promovió el conocido Camino Francés, este camino perdió importancia hasta quedar prácticamente en el olvido.
Desde hace unos años diferentes iniciativas dirigidas por la Asociación de Amigos del Camino de Santiago de Vizcaya intentan recuperar la memoria histórica sacando del olvido esta ruta jacobea: por estos pueblos, siguiendo los viejos caminos, pasaremos por lugares de una singular belleza, además de recrearnos en retazos de historia al pisar puentes y tramos de Calzadas Romanas, las mismas que recorrieron las Legiones Romanas, los ejércitos cristianos en lucha contra los sarracenos y éstos mismos cuando efectuaban las razias… Esta red de caminos y calzadas fue la que siguieron multitud de peregrinos que se dirigían a Santiago de Compostela o se desviaban a Santo Toribio de Liébana (Ruta Vadiniense) o al Salvador en Oviedo (Camino de San Salvador) o a Valdorria para venerar los restos mortales de S. Froilán.

A la vera de estas Calzadas veremos algunos eremitorios rupestres y docenas de Iglesias no sólo de arte románico (estilo jacobeo por antonomasia) sino también de otros estilos posteriores constituyendo un enorme patrimonio monumental en el que aparecen símbolos y figuras jacobeas. También nos quedan restos de hospitales, monasterios, construcciones feudales, además de historias, cuentos, leyendas, topónimos y advocaciones relacionadas con los peregrinos.
El verano de 2012 se han concluido las tareas de señalización: no ha sido fácil y es posible que en algún tramo se pueda mejorar el trazado: muchas son las variables y variantes que se conocen por diversos documentos y estudios históricos. Se ha intentado hacer una síntesis racional intentando encajar el mayor número posible de piezas dentro de una adaptación a los tiempos actuales: necesidades logísticas, cierre de caminos, desaparición casi total de lugares entonces emblemáticos que justificaban el desvío o prolongación del recorrido, la extrema dificultad en estos momentos por la despoblación rural que ha borrado trochas, pasarelas, veredas, sendas de ganado, etc.. Se agradece cualquier aportación en este sentido. Por otra parte cada cual partiendo de una ruta de base , puede trazar su propio camino según sus fuerzas, gustos, necesidades y posibilidades de servicios básicos. Ahora queda el trabajo de difusión y mantenimiento, faena a la que invitamos a entidades de todo tipo y a personas interesadas, para trabajar conjuntamente en este proyecto de recuperación del Patrimonio que significa el Camino de la Montaña.

Aquí tienes una fuente de información que puede serte de utilidad para conocer esta ruta y tal vez para animarte a seguirla: una breve historia, los pueblos que jalonan el Camino con el kilometraje correspondiente, una pequeña muestra de leyendas jacobeas, un amplio reportaje fotográfico que da fe de la belleza de su patrimonio natural y artístico, un elenco bastante completo de los monumentos y obras de arte de las que puedes disfrutar si decides sacar del olvido el Camino de la Montaña, y, por fin, una relación de servicios que te serán necesarios para preparar y organizar la logística de tu peregrinaje. Buen Camino.
Jacinto Prada Baro
jacinto.prada@gmail.com
 
 
 
 

 

DÉCIMO TERCERA ETAPA: BOÑAR – LA ROBLA
 
HOJA DE RUTA
Décimo tercera etapa: Boñar – La Robla (29,700 Km)
 
Antes de iniciar esta etapa hacemos referencia al Museo de la Fauna Salvaje de Valdehuesa que se encuentra a ocho kilómetros de Boñar. Una  fundación que cuenta con más de ocho mil especies de animales salvajes de los cinco continentes: están disecados y colocados de la forma más parecida a su hábitat natural y que harán las delicias de los amantes de la naturaleza; más información en el  98735461 o en su página www. museodelafaunasalvaje. com.
Después de este prólogo iniciamos la marcha  saliendo del pueblo por el Soto y  cruzando el puente sobre el río Porma, para seguir por la izquierda el camino que baja hasta el puente del ferrocarril. Antes de llegar a él es preciso tomar un desvío a la derecha que nos llevará hasta Barrio de las Ollas. Tras pasar la iglesia del S. XVII, continuaremos por el camino rural por el que discurre también la ruta de bicis. Al llegar a la carretera caminaremos por ella unos veinticinco metros, para girar a la izquierda caminando siempre sobre la ruta de bicis, que una vez más nos sacará a la carretera. Siguiéndola por la izquierda hasta llegar al desvío que por la derecha nos llevará a la entrada del casco urbano de Otero de Curueño. Unas curiosas construcciones de piedra, simulando palomares o algo similar nos llamará la atención. En Otero podemos ver también su iglesia románica que cuenta con dos  tallas de cierta importancia, lo mismo que el Palacio renacentista de los Álvarez Acevedo, construcción  adosada a La Torre de Los Tovar.
Si nos hemos acercado a ver el palacio volveremos unos metros atrás para seguir el camino marcado con las balizas de la ruta de bicis que seguiremos hasta salir otra vez a la carretera, siguiéndola hacia la derecha ya muy cerca de La Vecilla de Curueño. Este fue un lugar de paso de romanos y peregrinos, que seguían el curso del rio Curueño, aguas arriba hacia el puerto de Vegarada y Asturias. En esta zona parece que los peregrinos seguían diferentes rutas ya que las leyendas, los grabados en las piedras y los viejos escritos así lo afirman, recordándolo el escritor local D. Gregorio Fernández Castañón en su libro “Sangre de Roble”.
Entrados en La Vecilla vemos un torreón circular, edificio medieval que fue propiedad de los Condes de Luna que actualmente es la sede del Ayuntamiento. Otro bonito edificio es la iglesia parroquial del S. XVIII dedicada a la Asunción, que cuenta con un bello retablo Barroco. Son famosos en esta la zona los gallos de pluma que se crían con el objeto de fabricar con sus plumas moscas para la pesca de truchas. Para mostrar tanto los gallos como las moscas ya fabricadas se celebra una feria anual en el mes de Marzo. En su museo del gallo podemos ampliar nuestros conocimientos sobre el tema. Aquí podemos encontrar todo tipo de servicios y de artículos, en especial si visitamos Casa Chana.
Cruzamos la Villa siguiendo la Avenida del río Curueño hasta salir a la carretera que conduce a La Robla. Enseguida llegamos a Campohermosodonde Santiago Apóstol es su patrón y sin abandonar la carretera a seis kilómetros está Robles de La Valcueva. En el vistoso campanario de su iglesia de San Martín las cigüeñas anidan año tras año. Tiene también el pueblo una ermita dedicada a Sta. María de Boinas, templo antiguo de lo que dan fe los restos románicos y las figuras esculpidas en sus piedras. Es un espectáculo la procesión que con caballos y pendones acompaña a la Virgen en su procesión anual que se celebra en Agosto.
Seguimos nuestra andadura tres kilómetros más para llegar a Robledo de Fenar: a la altura de la fuente dejaremos la carretera para tomar a la izquierda un camino asfaltado que después de pasar por delante de  la iglesia de San Torcuato, patrón del pueblo, nos lleva a Solana de Fenar. Tomamos de nuevo la carretera hacia la izquierda para dirigirnos a  Candanedo de Fenar.
Dejaremos la carretera por la izquierda antes de la plaza de la fuente para seguir la ruta de las bicis por la Calle Real, pasando junto a la Iglesia de San Miguel que por cierto cuenta con un curioso campanario único en esta comarca. Giramos ligeramente a la derecha para salir del pueblo por la calle del Gallo, pasamos por la zona deportiva que dejaremos a la derecha. Después de la curva en el próximo cruce tomaremos el camino de la derecha, inconfundible en todo su recorrido hasta La Robla, ya que es de color negruzco porque el firme ha sido hecho con escombros de las minas de carbón. Caminamos junto a la vía de FEVE que al cabo de  un kilómetro cruzamos. Después de caminar unos ochocientos metros llegamos a un cruce: el camino de la derecha lleva a Rabanal, pero nosotros seguiremos de frente hasta llegar a la altura de una explotación ganadera y de nuevo otro cruce con desvío a Brugos de Fenar. No lo seguiremos salvo que pensemos pernoctar aquí o precisemos de otros servicios. Otro kilometro más y un abrevadero que queda a la izquierda nos servirá de referencia: a pocos metros hay una bifurcación, tomamos el camino de izquierda (el que sigue de frente conduce también a Brugos de Fenar). Avanzamos mil doscientos metros más y tras pasar junto a una caseta verde tomaremos el camino que nace por la derecha: siguiéndole por entre depósitos de carbón, salimos a la carretera frente a automóviles Rafa. Giramos a la izquierda, ahora con más seguridad ya que tenemos acera. Después de la rotonda seguiremos hacia el Barrio de Las Eras. Nada más entrar nos encontraremos con un parque y al fondo una pasarela que nos permite pasar al casco urbano de La Robla, dando por finalizada la 13ª etapa. Este itinerario coincide con el trazado (en sentido inverso) de la denominada Ruta Allerana que desde Boñar sube por Lillo para pasar a Asturias.
La Robla es un importante núcleo industrial ligado al carbón, central térmica y cementera. El trazado del ferrocarril de vía estrecha conocido como El Hullero dio a este pueblo mucha actividad desde su inauguración allá por el año 1894. Este ferrocarril con su recorrido de 335 kilómetros discurre desde aquí hasta Bilbao, cuyas vías hemos cruzado cantidad de veces en nuestro peregrinar desde la tierra vasca. En La Robla su iglesia parroquial está dedicada a San Roque y destaca por su esbelto campanario. Podemos visitar también  la ermita de la Virgen de Celada, una construcción del siglo XIV a XVIII en cuyo pórtico luce el escudo de los Quiñones . Una leyenda liga esta ermita, como ocurre en otros puntos de este Camino que seguía la línea fronteriza, con la lucha entre cristianos y musulmanes: la intervención de la Virgen habría permitido la victoria inesperada de las huestes leonesas. Esta población es importante también en la geografía jacobea ya que es cruce de Caminos: por aquí pasa también el Camino del Salvador, hecho que explica que cuente con albergue de peregrinos (construido con fondos del plan E).
(Cesión de Adolfo Diego de Miguel: http://www.elcaminoolvidado.com)
 
Me imagino que esto es suficiente para vencerla resistencia de algún excéptico y para apoyar todas las iniciativas que se están llevando a cabo.
( En otras entradas del Blog hay más información)
 
 
 
 

sábado, 2 de abril de 2016

CONCIENCIACIÓN CIUDADANA

El auge de la toma de conciencia popular y ciudadana es un fenómeno reciente en nuestro país. Y me refiero al aspecto social, no político( que, con frecuencia, suele estar contaminado). Ya era hora de que todo lo que afecta al pueblo: problemas humanos, de convivencia, de mejoras urbanísticas, de conservación de la historia y objetos interesantes, interesara a todos y todos pudieran participar. No es nuevo. Ya en tiempos de Atenas, como ciudad-estado, sus ciudadanos se reunían en asamblea,- ekklesía -, para tratar los asuntos que afectaban a todos, (de ahí viene nuestro término Iglesia, asamblea del pueblo de Dios).
Hoy en muchísimos pueblos existe el deseo de conservar lo que essu historia y todos los vestigios que la den a conocer. Surgen grupos, plataformas de gente interesada que pone sus conocimientos y su tiempo para ello.
Boñar, me parece a mi, es un triste paréntesis en una zona y comarca en la que existen realizaciones encomiables(véase Cistierna y La Ercina).
Nosotros estamos abocados, sino hay un trabajo de concienciación, a ir perdiendo nuestra historia.
La mayoría, que desconoce muchas cosas propias de nuestro pueblo, se limita a echar balones fuera, a decir que es problema del Ayuntamiento o a criticar en torno a un chato de vino.( Como siempre excluyo a una serie  de gente, pocos, que están trabajando por cambiar esto).
 

 
Lo constato cuando voy a Boñar. Se van perdiendo trozos de nuestro patrimonio histórico y cultural ante la impasibilidad de la mayoría. ( ni siquiera el Instituto y el Colegio Público, que, teóricamente suelen ser motores de la cultura y más en un pueblo pequeño, hacen mucho por concienciar y promocionar el interés entre sus jóvenes alumnos).
 
 
 
Todavía, nunca hay que perder la esperanza, estamos a tiempo para animar , sobre todo a los jóvenes, aque trabajen por rescatar y conservar sus "Tesoros", sino el tiempo y la desidia podrán con ellos, como sucede con la piedra "fundacional" romana de Boñar que está en un cuchitril.
 
ola fuente de 1774
 
 
 
 
  o el sanatorio balneario




Revitalizar el Camino de Santiago por la  Montaña sería una estupenda tarea que , además de dar a conocer algo que desconoce  la mayoría, crearía ilusión y ganas de que Boñar saliera de su inercia.

Queda mucho por dar a conocer, mejorar y conservar. Merece la pena que haya gente que se implique y surja alguna agrupación dedicada a todo esto.





domingo, 27 de marzo de 2016

LA SEMANA SANTA NO SON SOLO PROCESIONES


 
En la Semana Santa la gente se convierte en buscadora: unos buscan tranquilidad y relax; otros emociones distintas; hay quien viaja para ver paisajes, pueblos; muchos buscan conectar con lo religioso , ya sea en las tradicionales procesiones o en la vivencia de la fe. Todos quieren desconectar con la vida monótona que llevan.
Boñar ofrece un poco de todo. Un pueblo para la tranquilidad, con unos alrededores  que relajan.
 
Podemos subir a San Isidro, no sólo a esquiar, sino a airear la mente y el espíritu.
 
 
Siempre desde Boñar se puede escapar uno en estos días para romper la monotonía
 
 
 
Nocedo, con su cascada y Montuerto, nos ofrecen distracción para la vista

El misterio de la cascada siempre atrae a mucha gente. El paseo hasta Vegacervera siempre agrada.
 
 
 
 
Más cerca queda Las Bodas. Un paseo por ese oasis de paz y silencio tonifica. Campos con caballos y vacas, todo muy idílico. El arroyo que viene de Colle le trae a uno  ruidos y canciones en su recorrido. 
 
 
 
 
Pero lo que buscamos, sobre todo, los boñareses es el revivir nuestras tradiciones religiosas, hoy bastante menguadas.
 
Las carracas, casi desaparecidas, vuelven a sonar su carraspeo
 
 
 
Las procesiones del Viernes Santo son especialmente sentidas por los boñareses. En la fría noche pasean por sus calles los pasos, que recuerdan a Jesús en su proceso, subida al Calvario y crucifixión. En un silencio montañés y profundo. Un recorrido para la meditación.
 
 
 
 
 
 
 
El Encuentro , emotivo y plástico, pone punto final a unos días vividos en la fe y en la naturaleza.
 
 
 
 
 
 
Queda en el recuerdo esta semana, que siempre es especial. Boñar nos la hace especial.
 
 
Boñar tiene mucho que ofrecer. Merece la pena descubrir toda la riqueza para vivir a gusto.
 
 
 
 
 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

jueves, 7 de enero de 2016

ECO DE LA MUERTE DEL NEGRILLÓN EN LA PRENSA


EL NORTE DE CASTILLA VALLADOLID

Cae el Negrillón de Boñar 5 enero 201611:04
El árbol, símbolo de la localidad, llevaba años muerto
 Restos del simbólico árbol. Cae el Negrillón de Boñar El árbol, símbolo de la localidad, llevaba años muerto

Era el símbolo de la localidad leonesa de Boñar. El Negrillón de Boñar, un ejemplar de olmo ibérico (que en la zona de León se conoce como negrillón) plantado en el siglo XVI, ha caído a las 8:30 de la mañana. Pese a que llevaba tiempo muerto, afectado por la grafiosis, y a que se había inyectado en su estructura para intentar mantenerlo en pie, al final la naturaleza ha vencido y el ejemplar se ha venido abajo. Inmediatamente, empleados municipales lo han troceado para poder recogerlo.

Situado frente a la iglesia, y en la plaza que recibe su nombre (Plaza del Negrillón), la historia parece corroborar que fue plantado en la segunda mitad del siglo XVI y que fue cuidado con mucho esmero y podado con cuidado para darle el porte que poseía hasta que, en la década de 1980, la grafiosis entró en España por los Pirineos y termnó por acabar con su vida. Desde entonces, como símbolo de la localidad que era, permanecía muerto pero enhiesto. Hasta este martes.
 
 

LA NUEVA CRONICA.COM
DIARIO LEONES DE INFORMACIÓN GENERAL
Boñar, ‘la viuda’ del Negrillón
Sociedad La localidad, conocida popularmente como ‘La villa del Negrillón’, vio ayer como era talado el viejo y petrificado árbol, sin vida desde la grafiosis de los años 80
Muchos vecinos de Boñar corrieron ayer hasta la plaza. El Negrillón, muerto desde los años 80, reticente a todos los tratamientos, se rendía definitivamente y posaba las cenizas de su cadáver en la plaza que durante casi cinco siglos presidió. Eran las ocho y media de la mañana, el enornme ruido que hizo al caer alertó a los vecinos más cercanos. La voz se corrió por la villa: «Ha caído el Negrillón» y comenzó la procesión, unos para verlo, muchos porque querían llevarse a casa un recuerdo, aunque fuera un trozo de su madera de negrilla podrida, herida por aquella grafiosis de los años 80 que nadie supo derrotar a tiempo con inyecciones de espuma.
Se acabó.
(Nota: El último servicio del árbol a su pueblo:caer a una hora en la que no había nadie a su alrededor).
«Dos cosas tiene Boñar / que no las tiene León. / El Maragato en la torre / y en la plaza El Negrillón». Ya no se podrá volver a cantar. El maragato, que dicen que está hecho de madera de peral, miraba asustado desde su torre. Ha quedado solo.
A las ocho y media de la mañana avisó con gran estruendo, ahí acababa su larga historia de casi 500 añosCada vecino que cogía un trozo del viejo, del histórico negrillón, —como tanta gente hiciera con trozos del Muro de Berlín—dejaba una frase para el recuerdo, una desazón para la historia. «Se acabó la plaza, aunque estuviera petrificado, muerto, vivía ahí y presidía la plaza. Sin él, se acabó la plaza».

- Queda la escultura, la iglesia…

- Ahora ya es una plaza más. Y nunca lo había sido, era la de Boñar.
Al más veterano de los presentes le dolía más, lo tenía claro, quería llevarse un trozo de recuerdos. «Si hay que pagar 20 euros, los pago, pero dame un trozo».
Los más ‘de Boñar de toda la vida’ hacían el recuento de pérdidas: «Desapareció el búnker de la guerra, al lado del puente nuevo, que era historia; taparon la presa que atravesaba el pueblo y le daba una personalidad diferente; a la plaza ya le habían robado el empedrado, ¿ves el lío que
 
daba una personalidad diferente; a la plaza ya le habían robado el empedrado, ¿ves el lío que hay en León con el de la Plaza del Grano? pues aquí no se les ocurrió ni dejar una esquina como recuerdo; y ahora se nos va lo que quedaba del viejo negrillo…».
Por no recordar la larga polémica de la muerte del famoso alfolí, con la broma final de que la administración condenara al Ayuntamiento por tirarla años después de haberlo perpetrado…».
Hasta murió Isidro, el famoso curandero de Boñar, sin duda el más reconocido de la provincia.
"¿Qué vamos a ser?"Pero daba ayer la impresión de que a la gente no le había dolido tanto la pérdida de un elemento típico de Boñar como ayer ‘el entierro’ definitivo de su árbol. «Siempre fuimos ‘La Villa del Negrillón’, ¿qué vamos a ser la villa del maragato?».

- No, la viuda del Negrillón.

Es cierto que Boñar era la villa del negrillón, la villa de la plaza empedrada, la de la presa que atraviesa el pueblo, la de las aguas termales, la de Isidro el curandero… como recordaba Manuel, el hijo de Cuco, en su artículo ‘Boñar, lo que se perdió y no volverá’. Y hasta un antiguo concejal, L. Alberto, le recuerda que dejó su cargo tratando de evitar estas pérdidas de indentidad. «En mi etapa de concejal 1987-91 peleé sin éxito por la regulación urbanística de la presa desde el camino del Soto hasta la gasolinera, la restauración del alfolí en La Corredera, y la conservación del empedrado de la plaza y de las calles adyacentes; es decir, recuperar un Boñar medieval, coqueto y con mucho encanto (en Austria, Suiza, Francia...sí, ¿por qué nosotros no?). La sinrazón imperó: la presa caput, el alfolí escombros, y nuestra singular plaza del Negrillón, abocada a los recuerdos».
Ayer se cumplió la última predicción. Ha muerto parte de Boñar y de su historia, pues en esta villa todo se llamaba ‘El Negrillón’: la fábrica de embutidos, la casa rural, el blog del maestro Caballero y hasta un restaurante de Valladolid se llama El Negrillón de Boñar.
Unos recuerdan besos furtivos a su sombra, otros recitaron versos, hubo presentaciones de libros, horas pelando la pava, y decenas y decenas de ferias del Pilar  Ya su sombra se acumulaban ayer los recuerdos de los que miraban. Unos recuerdan besos furtivos a su sombra, otros recitaron versos, hubo presentaciones de libros, horas pelando la pava, y decenas y decenas de ferias del Pilar, bodas, entierros, recuerdos... están grabados en su centenaria corteza. Ayer se fundieron a negro.
No es de extrañar pues no le falta historia al árbol, como nos recuerda Juan Carlos García Caballero en su libro ‘Boñar. Fin de un histórico letargo’: «En 1.574, siendo párroco de Boñar, D. Suero Alfonso y obispo de León D. Juan de San Martín, visita esta villa en su nombre el señor bachiller D. Juan Gutiérrez. Entre sus mandatos resalta uno de sus apartados que titula ‘Olmeda’ y dice: ‘Item mando el señor visitador al rector y mayordomo que haga ecerrar la olmeda desta Iglia de pared o vargaños enderredor para que los olmos crezcan y los virgultos pupulen y que para la costa desto se corte y venda el olmo grande’.
De este párrafo arranca fiablemente la tesis sobre el origen del famoso Negrillón. Descartado el negrillo más viejo que fue cortado, nos queda pensar que, con el tiempo, ese huerto cercado 
 acogió una negrillera de escasos ejemplares. Las podas y el celo de su ciudador haría progresar alto, robusto y esbelto al olmo irradiante de vida que, en un futuro no muy lejano, lograría la distinción de símbolo e hijo predilecto de la villa que lo vio nacer».
Quiere ello decir que el histórico negrillón murió cuando ya caminaba hacia los 500 años de vida.
El maragato miraba ayer asustado desde la torre, queda él presidiendo la plaza, con nombre ajeno, pero hijo de Boñar pues aunque la idea de hacerlo fue del ingeniero maragato Bernardo Crosa, que trabajaba en las minas de talco, fue el carpintero local Desiderio Cañón quien se lo arrancó al tronco de un peral, como bien reza la copla: «Maragato, maragato / que estás hecho de peral / de las hijas de Desiderio / eres hermano carnal».
Otro viudo, como Boñar.





ileón.com


 

Boñar se queda sin su querido negrillón
ADIÓS A UN EMBLEMA DE LA MONTAÑA LEONESA: UN ÁRBOL CENTENARIO

M.A. Gutiérrez / M.Cuervo | 05/01/2016 - 10:26h.

Los habitantes de Boñar se han levantado esta mañana con la triste noticia del adiós del emblemático árbol centenario en pleno centro de la localidad, en la plaza que hay frente a la iglesia parroquial. En los últimos años, debido a una enfermedad del que no se le pudo salvar, sólo se podía observar su tronco petrificado.
Casi como se despide a un vecino que abandona este mundo, los habitantes de Boñar se han levantado esta mañana con la triste noticia del adiós de su querido negrillón. Poco más tarde de las 8.30 horas de esta fría mañana de martes, uno de los símbolos de la provincia de León se ha venido abajo contra los muros de la iglesia de San Pedro, su compañera durante los casi doscientos años transcurridos desde la finalización del templo en 1819. Y dentro de la fatalidad el destino ha querido que la desgracia no fuera mayor, ya que si el desplome hubiera ocurrido este lunes, la caída habría coincidido con el día de mercado del pueblo.
Algunos vecinos aseguran que llevaba muerto años, pero la pérdida de este árbol centenario que se encuentra en pleno centro de Boñar, en la plaza que hay frente a la iglesia parroquial, entristece a todos los leoneses que han pasado bajo sus ramas, que han sido testigos del paso del tiempo alrededor de su tronco, y que han disfrutado de su imagen sentados en un banco de la localidad leonesa. Muchos de ellos han querido llevarse para el recuerdo un trozo de su corteza. En los últimos años, debido a una enfermedad del que no se le pudo salvar, sólo se podía observar su tronco petrificado, pero siempre manteniéndose como un emblema de Boñar, un árbol al que incluso se le han dedicado canciones populares.
Orígenes
En 1.574, siendo párroco de Boñar, Suero Alfonso y obispo de León Juan de San Martín, visita esta villa en su nombre el señor bachiller Juan Gutiérrez. Entre sus mandatos resalta uno de sus apartados que titula "Olmeda" y dice:
"Item mando el señor visitador al rector y mayordomo que haga ecerrar la olmeda desta Iglia de pared o vargaños enderredor para que los olmos crezcan y los virgultos pupulen y que para la costa desto se corte y venda el olmo grande".
 
 
 
 
Este mandato es probablemente el que permitirá mediante la tala de los olmos más grandes y la cuidadosa poda de los restantes ejemplares el crecimiento del hermoso ejemplar que ha sido símbolo de la villa durante los últimos 450 años.
Sin embargo, los tratamientos técnicos no surtieron el efecto esperado y el 31 de julio de 1993 se procedió a la poda de todo su ramaje hasta quedar tal y como lo podíamos contemplar hasta hoy.
La solución al vacío del negrillón podría pasar por una réplica que adorna un parque de la capital leonesa
 
Por su parte, el alcalde de Boñar, Roberto Álvarez, ha lamentado profundamente la pérdida de este "emblema" para la Villa. "Boñar ha perdido su icono, un lugar conocido y visitado por todos", ha declarado a este periódico. En cuando a las posibles soluciones, el alcalde de Boñar ha advertido de que todavía es muy pronto para buscar un 'sustituto' al vacío que el negrillón ha dejado en la plaza de la parroquia. "Es una decisión que tiene que venir consensuada por todos los grupos políticos del gobierno de Boñar. Haremos un concurso de ideas para valorar la mejor solución", ha declarado.
 
.Foto: Eva Alonso
Pero ya se están barajando varias opciones, y una de ellas pasaría por colocar la réplica realizada por el escultor -natural de Boñar- Manuel Díez Rollán, que en la actualidad adorna uno de los parques de la capital leonesa, próximo al centro comercial El Corte Inglés
 
 
 



 
 DIARIO DE LEON. es

Boñar pierde al negrillón

Funcionarios del Ayuntamiento de Boñar han llevado a cabo esta mañana las labores de talado y extracción del tronco del Negrillón de Boñar; el olmo centenario emblema de la villa ubicado en la plaza a la que da nombre, frente a la iglesia, y conocido en toda la provincia.

La retirada se ha llevado después de que el tronco se desplomase en las últimas horas, quizá debido a las lluvias caídas en los últimos días, que han podido aumentar su peso con el agua y hacer que los restos del malogrado árbol no resistiesen más.

En su desplome, ha provocado algunos daños materiales, al llevarse parte de la cornisa de la iglesia. Los vecinos de la villa no han tardado en congregarse en torno al afamado Negrillón para intentar hacerse con un trozo del mismo antes de su completa desaparición; labor para la que se han valido de diversas herramientas.

Este olmo centenario que data del siglo XVI enfermó y murió de grafiosis en la década de los años 80 pero hasta ahora se conservaba su tronco petrificado. La medida ha sido recibida con opiniones dispares por los vecinos de la localidad, algunos de los cuales se quejan de que con esta acción vaya a desaparecer el que consideran el mayor símbolo de Boñar.
El árbol, que desde esta mañana ya no preside la plaza, aparece incluso en la llamada 'Jota de Boñar', en la que se recuerda que la villa tiene “dos cosas que no tiene León, el maragato en la torre y en la plaza el Negrillón”.