EL MARAGATO, VIGIA DE LOS SUEÑOS DE BOÑAR


Boñar tiene muchas cosas que podrían ser símbolo de su historia: puente, piedra romana, casa escudada, iglesia , ermita...todas ellas pueden servir para abrir la puerta al curioso que quiera acercarse a conocerla.

Yo he elegido al humilde muñeco, maragato, que desde la altura de la torre vigila los quehaceres de las gentes del pueblo. hubo un tiempo en el que daba las horas intermitentemente y, con su melodía campanil, no sólo nos decia que hora del día era, sino que nos recordaba que Boñar tenía vida.


Tenía en el Negrillón un amigo con el que comentaba lo que se cocía en el pueblo, hoy está sólo y llora su soledad, pero sigue ahí en lo alto, como santo y seña de un pueblo que se resiste a perder a su campanero.

Por esto le he elegido como símbolo del blog. Nadie mejor que él nos lo puede abrir.



sábado, 22 de noviembre de 2014

BOÑAR VESTIDO DE AMARILLO

Cada estación tiene su peculiaridad. El otoño es amarillo, como la primavera es verde; en otoño mueren los árboles y en verano nos dan sus frutos.
Otoño es puerta del invierno y lo anuncia con un tiempo más desapacible, con sus nieblas y sus lluvias finas.
El refranero se llena de sabiduría popular sobre el otoño:

                                  en pasando noviembre, quien no sembró, que no siembre
                                  en buen tiempo San Andrés , guarda los higos para él
                                  quien cava en noviembre, el tiempo pierde.

No se si los refraneros tendrán razón o no, lo que si se es que Boñar se cubre de amarillo

 
Esparce octubre, al blando movimiento
del sur, las hojas áureas y  las rojas rojas,
y, en la caída clara de sus hojas,
se lleva al infinito el pensamiento.
Juan R. Jiménez
 
 
 
Yo no se los salmos
de las hojas secas,
sino el sueño verde
de la amarga tierra.
                                       Antonio Machado
                                       


 
 
 
El cárdeno otoño
no tiene leyendas
para mi. Los salmos
de las frondas muertas,
jamás he escuchado,
 que el viento se lleva.
                                 Antonio Machado

 
 
 
Boñar, Colle, Vozmediano, Grandoso, Remellán, San Adrián, Adrados, Barrio, el valle del Curueño en otoño son un festín para la vista y la mejor medicina para el espíritu.

 
 
El otoño se ve surcado de quitameriendas, su flor más emblemática

 
Caen las tardes otoñales envueltas en las nubes rojizas y volanderas
 
 
 
La noche cae sobre las hojas efímeras, llenando de paz y melancolía el pueblo, custodiado por esa luna blanqueada por los aires limpios
 
 
 

sábado, 8 de noviembre de 2014

LA IGLESIA DE LA DEVESA DE BOÑAR

Retomo, después de un tiempo, el blog. Mis trabajos colegiales me han tenido bastante atado para dedicarle un tiempo.

Desde hace tiempo, lo sabéis, me propuse dar a luz las humildes joyas que tenemos en el municipio o en la comarca, que coinciden, casi siempre, con iglesias o lugares relacionados con la Iglesia. Muchas de ellas son casi desconocidas y olvidadas. Rescatarlas es uno de mis objetivos.
Hoy toca a la iglesia de La Devesa de Boñar.

 
La Devesa es un pueblo tranquilo, relajante, escondido, en un paraje que, sin ser espectacular, agrada a los ojos de los visitantes.
 
 
 
 
El pueblo es pulcro y limpio y hace gala de sus pilones y fuentes
 
 
Como todos los pueblos de los alrededores tiene un pasado que se remonta a muchos siglos , pro es a partir del s.XVI cuando aparecen referencias palpables.
Sobre el nombre hay diversas interpretaciones.
Algunos lo hacen derivar del latín atendiendo a su privilegiada posición defensiva, otros dicen que vine de tierra acotada para pastos. Quede la solución para los investigadores.
 
( Blog de Rafa y Rosi)
 
El pueblo es pulcro y limpio y hace gala de sus pilones y fuentes
 
 
El objetivo al acercarnos a La Devesa de Boñar era conocer su iglesia, dedicada al apóstol San Pedro.
 
 
 
 
Iglesia típica de estos lugares con su espadaña y su pórtico, lugar de encuentros  y conversaciones sobre las cosas del pueblo.
El interior nos llamó la tención por alguna de sus obras de gran belleza artística. Es de una sola nave al final de la cual se encuentra el notable retablo
 
 
El retablo barroco es estimable, con unos bajorelieves encantadores, relacionados con la Virgen María: la Anunciación y la Visitación.
 
 
Lo preside la imagen del titular de la parroquia: San Pedro, apóstol
 
 
Bajorrelieves de la Virgen
 
 
 
 
 
 
En la parte de arriba, rematando el retablo, está la Asunción
 
 
Termino este sencillo y corto reportaje con dos obras interesante y valiosas:
El Cristo Crucificado, del XVI  
 
 
y la Inmaculada del XVIII
 
 
El artista del pueblo, Alfredo Villa, ha reproducido algunas de las cosas interesantes de su pueblo, como la iglesia
 
 
 
 

sábado, 11 de octubre de 2014

EL DULCE RETIRO DE SAN ADRIAN

 
 
Los monjes cuando querían construir un monasterio buscaban lugares 
apartados, silenciosos, de buena vegetación y, sobre todo, que hubiera agua.

 
San Adrián reunía todas esas condiciones.
A tiro de piedra de La Losilla es un lugar apartado, solitario (pensemos en el siglo X), muy apto para vivir apartado del mundo, dedicado a la oración y al trabajo.
 
 
Entre los siglos VIII y X, empujados por el avance moro, hubo gente que se retiró a los montes del norte para poder hacer una vida religiosa y, también, por escapar de la persecución.
La Montaña de León vivió en estos siglos un auge del eremitismo y la vida cenobítica. Fueron surgiendo pequeños monasterios, como los de Pardomino y este de San Adrián dedicado a San Salvador y Santa María.
 
 
De todos los monasterios que hubo por esta zona, es el San Adrián el único que guarda vestigios de la época fundacional, ya que al cabo de los tiempos tiene, como casi todas las iglesias, añadidos y restauraciones.
De esta época, siglo X, más o menos, nos quedan tres pequeñas joyas: Candanedo, La Vega y San Adrián, que fueron estudiadas por el gran Gómez Moreno.
 
 
En esta pared se nos ha conservado el acta fundacional del año 980, que dice así: " En el recinto de Nuestro Señor Jesucristo, reinando el rey Ramiro, bajo la gracia de Cristo, (siendo) obispo Sisnando, el abad Ermenegildo de Ceralioro, aunque indigno, hizo (este monasterio) de San Salvador en la era de 1018 (año 980).
 
 

En el exterior quedan vestigios de la primitiva iglesia, como esta puerta de entrada, que tiene réplica, cegada, enfrente.
 
 
En la pared meridional quedan dos inscripciones
 
 
 
 
Son  del siglo XII y transcripciones poco afortunadas de la fundacional.
 
Completamos el exterior con la pared espadaña, añadida posteriormente
 
 
el ventanuco da un poco de gracia a una pared que más parece de fortaleza que de iglesia
 
 
 
 
El interior de la iglesia es de una sola nave con cubierta de madera y cabecera cuadrada con bóveda de arista, reforma del siglo XVI
 
 
 
El monasterio pasó a pertenecer en el siglo XI al gran monasterio de Sahagún, para ser anexionado posteriormente al de San Pedro de Eslonza, como muy bien relata el obispo benedictino Sandoval en el siglo XVIII, al escribir sobre las reliquias de San Adrián y Santa Natalia.
 
En el interior se guardan pocas, pero interesantes imágenes.
La del Salvador, gótica en piedra policromada
 
 
y la de la Virgen de Somerada
 
 
 
Esta virgen está en una hornacina .
 
 
En el interior hay una inscripción que tal vez tenga que ver con las reliquias de San Adrián y Santa Natalia
 
 
Durante muchos años funcionó al lado de la iglesia un balneario de aguas termales, hoy ya cerrado.
 
 
Aquí terminamos nuestra visita a esta iglesia  que merece la pena ser conocida y visitada por los amantes del arte y de los lugares silenciosos.