El Maragato es el vigía secular de la vida de Boñar. Su compañero el Negrillón le dejó hace tiempo, Encaramado en lo alto de la torre, está abierto a los cuatro puntos cardinales, asi que no se le escapa nada de lo que pasa en Boñar. Este blog quiere ser memoria de lo que fue y es. En él están recogidas tradiciones, personas, historia.... Bucea en él para conocer mejor a Boñar.

viernes, 12 de agosto de 2016

ELSANATORIO, LA VERGÜENZA DE BOÑAR




Lo que en 1905 era  el Gran Hotel del Balneario, hoy no es más queun esqueleto que amenaza ruina y corre el peligro de acabar como la iglesia de San Ignacio, derruida .
A todo buen boñarés se le tiene que caer la cara de vergüenza al pasar por delante de él.  Dejar caer el edificio de un gran arquitecto, Ricardo Velázquez Bosco ( que, por cierto, no tiene calle en Boñar) que tiene en su haber el Palacio de Cristal, del Retiro madrileño y la Escuela de Minas y el Ministerio de Fomento, de la misma ciudad, es ya todo un pecado contra la cultura.
Al lado del Sanatorio, a la otra parte de la carretera, está el Balneario, que guarda el vestigio más antiguo y valioso de Boñar: la inscripción  romana en piedra, que hoy, semi oculta, está rodeada de cachivaches como en un basurero. Más baja no puede caer la identidad histórica boñaresa.


¿ Se puede y se debe hacer algo ? Boñar no se ha distinguido mucho por el interés cultural. Al revés que otros pueblos cercanos, nunca ha habido personas interesadas en estudiar  su patrimonio, ni asociaciones que hayan velado por él.
Hoy día hay una apatía casi total por la historia y ninguna reacción ante los desaguisados, que los ha habido. Un pueblo que se queda sin historia, no merece la pena. Sotos hay muchos en León, paisajes bonitos abundan: iglesias de San Ignacio, piedra romana, puente "viejo", sanatorio...sólo están en Boñar. Creo que Boñar, a través de su Ayuntamiento debe  tomarse en serio la preservación   y la publicidad de su patrimonio. El "Camino olvidado" de Santiago" sería el próximo test para ver el interés.



La revista CAMPARREDONDA, magnificamente editada por Fernández Castañón, en su nª 17, nos ofrece un artículo interesante sobre nuestro sanatorio.
El artículo hace mención de un folleto del Dr. Clemente Cilleruelo titulado: "Memoria del establecimiento balneario de Boñar", editado en Valladolid, 1927. En él canta las excelencias de la situación y naturaleza deBoñar. 
En lo que se refiere a su arquitectura nos dice: "Ubicado en tan bello marco a nadie le puede extrañar que a aquel gran hotell se le otorgara de unas muy  amplias estancias.  Y , acordes con las mismas, la ventanas y puertas fueron igualmente  enormes, oblongas, cuya verticalidad, algunas terminadas en arco, parecía tocar el cielo. Ventanas y puertas propias de las edificaciones de una época en la que se le daba mucha importancia, repito, a la luz y a la ventilación. Al edificio, con el tiempo, se le añadió en su costado izquierdo una gran galería con vistas a la huerta, entonces poblada de una extensa variedad de árboles frutales y autóctonos."



El autor del artículo en la revista, Gregorio Fernández Castañón, termina así poniendo palabra al edificio: " ¿ Qué culpa tengo yo, edificio en el que, bajo mitecho, se salvaron tantas vidas, y se mejoró la calidad de miles de ellas, para que me traten con tanta indiferencia ?". Para pensarlo.

No se quien será el propietario del sanatorio y el balneario y su interés hacia  él, pero el ayuntamiento tendría que tener autoridad para imponer su ley, es bien del pueblo y esto pasa por encima del bien particular, que en este caso es dejadez e indiferencia.




2 comentarios:

  1. Querido Manuel: este artículo tuyo me ha sacudido el alma, y me ha hecho reverdecer 'viejos laureles'. Vergüenza, ruina, basurero, apatía..., desastre de nuestro amado Boñar, en definitiva, pese a los vanos esfuerzos por impedirlo quienes ya vaticinábamos esta lamentable hecatombe allá por los años ochenta. La hemeroteca no deja lugar a dudas, y un simple repaso por los archivos del Ayuntamiento en la legislatura 1987-1991 es un fiel testimonio de la tragedia productiva, patrimonial y cultural que ya predecía y apostilló este concejal -por entonces-, y que treinta años después asoló sin remisión el Municipio como un voraz tsunami. Comulgando con tus deseos, ojalá personas afines a Boñar de nueva cuña puedan recuperar la impronta de nuestro pueblo y despertarle de tan largo letargo, pues recursos de toda clase tenemos para ello y propiciarían el deseado guiño e impulso a la economía local; de lo contrario, habría que investigar quién o quiénes, y por qué, se empeñan año tras año en marginar a Boñar de un progreso que, curiosamente, siempre ha tenido a su alcance, y al que sin embargo limitan en permanente apuesta al devenir del tradicional mes de verano.

    ResponderEliminar
  2. Gracias,Luis Alberto, por tu seguimiento del blog, que últimamente no prodigo mucho.
    Me duele esa apatía cultural de Boñar. Cuando planteas cosas de tipo cultural, oigo que se está en ello, pero nunca se ven pasos adelante y en el aspecto de conservación del patrimonio o se hace o se destruye, o el tiempo hace que todo caiga en el olvido.
    Saludos

    ResponderEliminar